Nota de prensa

Cómo los miembros españoles han iluminado el mundo estas navidades

Por Sara Ruiz de Mendoza

En la época de Navidad celebramos el nacimiento de Jesucristo. Este es un buen momento para recordar todo lo que Él hizo en su vida. Estas navidades La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha invitado a todo el mundo a acercarse más al Salvador siguiendo Su ejemplo. Esta iniciativa, llamada #ILUMINAelMUNDO, sugiere 25 maneras en las que cada uno de nosotros puede seguir el ejemplo de Jesucristo iluminando el mundo al hacerlo. Se trata de una efectuar una buena obra cada día, inspirada por el ejemplo del Salvador, durante los primeros 25 días de diciembre, hasta llegar el día de Navidad.

Varios miembros españoles nos cuentan sus experiencias al poner en práctica los diversos consejos de “Ilumina el Mundo”:

   

La experiencia favorita de Inés Fumero, miembro del barrio 1 de Barcelona, fue la de donar sangre. “No había reflexionado nunca en todas las cosas que puedo hacer para ayudar a los demás. Ha sido mi experiencia favorita,” nos dice Inés y añade: “Cuando la enfermera me preguntó por qué había decidido donar ese día, compartí con ella una tarjeta de la iniciativa y mi testimonio.”

Vanesa Goyanes y su familia, miembros de Pamplona, pusieron el calendario sobre la puerta del frigorífico para acordarse de qué hacer cada día. Cada mañana sus hijas exclaman emocionadas: "Hoy tenemos que hacer lo que hizo Jesús!” Hicieron cosas pequeñas pero muy significativas para la familia, como modelar libros de escrituras con plastilina, el día 6, llamar a familiares y trabajar en genealogía con la abuela.

“No tengo ninguna experiencia extraordinaria, pero enfocarme en calmar las tormentas que se pueden producir a mi alrededor es lo que me está ayudando a acercarme más a Jesucristo. Me siento agradecida por Su ejemplo y por la oportunidad que me da de cambiar y mejorar”, nos comenta Vanesa y afirma: “Al esforzarme por ser más como Él, se ilumina mi mundo.”

Irene Montoya, de Almería, todos los años busca calendarios de adviento caseros. Cuando este año vio el vídeo de presentación supo que eso es lo que tenía que hacer su familia este año: “Me gustó muchísimo el enfoque que hicieron con respecto a lo que se puede hacer cada día, mostrando el ejemplo de Jesucristo para seguirle a Él”, nos explica Irene.

El día 2, cuyo mensaje era "Jesús honró a sus padres", Irene decidió llamar a sus padres y descubrió que ellos también estaban siguiendo el calendario y pudieron compartir experiencias e ideas de qué hacer los días siguientes.

José Rengel y Mari Carmen Rubio, de San Fernando, Cádiz, tras ver el video de la campaña #ILUMINAelMUNDO decidieron apoyar la iniciativa prestando servicio a los de su alrededor. “El señor me ha concedido la maravillosa capacidad de ver a las personas con Sus propios ojos, de sentir el amor que Él nos tiene individualmente y de hacerme sentir lo importante que somos para Él,” nos dice Mari Carmen. Por su parte, José nos asegura que esta experiencia de servicio, le ha hecho sentirse más cerca de nuestro Salvador Jesucristo: “Hemos podido sentir más el Espíritu en estos días”, concluye José.

Jennifer Peretó, actualmente miembro del barrio 1 de Barcelona, afirma haber disfrutado de la experiencia de intentar iluminar el mundo y añade: “He visto que prestar servicio a otras personas también me estaba ayudando a mí misma, porque he podido sentir la mano de Dios en todas las cosas y recibir un testimonio de que en todas las cosas buenas está Él, nuestro Padre Celestial que ama a todos Sus hijos.”

Claudia Arteaga Moya, del barrio 8 de Madrid, disfrutó especialmente del día 7 de diciembre, titulado en el calendario como: Jesús alimentó al hambriento y tú también puedes hacerlo. Ese día Claudia y su familia fueron al supermercado y compraron víveres para dar a alguien que lo necesitara. Después de dar vueltas y vueltas en el coche sin encontrar a nadie que pareciera necesitar ayuda, su marido se acordó de una persona que normalmente veía en la puerta del supermercado de su barrio. Al ofrecer la comida a este hombre, él preguntó: “¿De verdad es para mi?,” con cara de alegría. Mientras se dirigían al coche, Claudia observó la felicidad en el rostro de su hijo, el cual posteriormente dijo: “Mamá, hoy ha nacido un nuevo sentimiento en mí que jamás había tenido antes. ¡Qué feliz me siento de ayudar a la gente pobre!, ¡qué feliz me siento!”. “Nunca olvidaré las palabras de mi hijo y la lección que aprendimos ese día,” asegura Claudia. “Sé, sin ninguna duda, que ese día el Señor nos guió para que llegáramos a la persona correcta. ¡Qué felicidad sentimos al irnos esa noche a la cama con el corazón rebosante de felicidad!”

A Nekane Fernández, de Logroño, le impresionó en especial el día 17: Jesús también cuidó de su madre. Unos años antes de fallecer, Lola, la madre de Nekane, tuvo gran necesidad de la ayuda de su hija debido a sus problemas médicos. Aunque resultó ser una época un poco difícil para Nekane, también fue una bendición y un privilegio el cuidar de su madre. “Aprendí mucho. Cuando pasas por experiencias como esta, la compasión y amor incondicional crecen hasta límites que nunca antes hubieras podido imaginar,” señala Nekane. “Y especialmente me acercó más a mi Padre Celestial y a mi Salvador, Jesucristo. Él nos ama incondicionalmente. Es el mejor ejemplo de amor. Que nadie dude nunca en amar y cuidar de sus padres.”

La meta favorita de Laura Parada, miembro de Barcelona, ha sido la de mostrar gratitud a los demás, ya que es fácil a veces pasar por alto las bendiciones que tenemos día a día. “Durante estos días me he podido acercar más mi Padre Celestial y, a medida que iba cumpliendo con las metas diarias, trataba de parecerme más a Cristo, ayudando a los demás y mostrando amor por ellos,” dice Laura. Una de las cosas que hizo Laura fue preparar unos regalos para los misioneros que están sirviendo en su barrio.

María Albendea, de San Fernando, Cádiz, trabaja en un colegio. Ella tuvo la oportunidad de poner el calendario de Ilumina al mundo en la sala de profesores. También ha estado poniendo un mensaje inspirador nuevo cada día para animar a los profesores al igual que diferentes mensajes en las redes sociales. “Durante ese tiempo hemos conseguido pensar en los demás y dejar de lado nuestras propias preocupaciones,” señala María.

Conchi Benítez, del barrio 4 de Málaga, decidió usar el ejemplo de Jesucristo de aliviar las cargas, y ayudar a su hermano un poco. Durante la primera semana de diciembre fue a casa de éste mientras él estaba en una de sus duras y largas jornadas de trabajo y le hizo la colada, planchó, cocinó, e incluso le dejó varias notas y mensajes hablándole de sus  cualidades y de las cosas que ella aprecia sobre él. Al llegar el fin de semana, el hermano fue a casa de Conchi después de su trabajo y le llevó bombones y un regalo, agradeciéndole todo lo que había hecho esos días por él. “Para mí fue una gran bendición haber podido realizar todas esas tareas en esa semana,” nos dice Conchi y concluye: “Fortaleció mucho los lazos con mi hermano y ahora nos queremos aún más.”

Otro ejemplo de Jesucristo que Conchi quiso seguir es el titulado en el calendario: Jesús sanó a los enfermos y tú también puedes hacerlo. Una conocida de Conchi había perdido casi por completo la visión y, aunque tiene a alguien contratado para limpiar y cocinar para ella por las mañanas, Conchi decidió que iba a intentar ayudarla en lo que pudiera. Después de pasar tiempo con ella y ayudarla, ambas se hicieron muy buenas amigas. Conchi nos explica: “La verdad es que cuando ayudas y sirves a los demás ¡te sientes tan bien! Me acordaba de la frase “por medio de cosas sencillas se realizan grandes cosas” y, mediante esta ayuda que he prestado a mi amiga, ha surgido entre nosotras una hermosa amistad y un cariño que ninguna cosa material puede darle.”

A Alexis Lamiño, que conoció la iglesia en Logroño, le gustó recordar que imitar la vida de nuestro Salvador Jesucristo es el mejor regalo navideño que podemos dar. “Me ayudó a darme cuenta de que los muchos actos de servicio de nuestro Salvador son un ejemplo que hay que seguir,” dice Alexis, “no sólo en esta época de navidad sino también cada día del año.” Una de sus experiencias favoritas durante estos días previos a la Navidad ha sido la oportunidad que tuvieron él y su mujer de ayudar a su vecina, una anciana que tenía su marido en el hospital. Alexis y su mujer pudieron apoyar y ayudar a esta anciana llevándola al hospital donde estaba su marido, que cae bastante lejos de la zona donde residen.  

Si alguna vez te has preguntado cómo celebran la Navidad los mormones o miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ésta es la respuesta. Los miembros celebran el nacimiento de Jesucristo y recuerdan lo que Él hizo en la tierra. Podemos continuar iluminando el mundo todo el año siguiendo el ejemplo que nos dio Jesucristo.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.

Descargar fotos »