Nueva forma de abordar los retos de crisis mundial humanitaria

Nota de prensa

Dirigiéndose al público en el Instituto Real de Asuntos Internacionales (Chatham House) de Londres, Inglaterra, el élder Jeffrey R. Holland del Cuórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días pidió a las organizaciones no gubernamentales (las ONG), gobiernos y grupos religiosos que centraran su esfuerzo en responder a las crisis personales y familiares que padecen los refugiados y desplazados.

 

El élder Holland dijo a las personas reunidas en la Chatham House: “En el pasado, las instituciones caritativas han proporcionado apoyo económico y tratamientos médicos y satisfecho otras necesidades básicas de los refugiados, todo lo cual sigue necesitándose. Sin embargo, ahora comprendemos que también debemos velar por sus necesidades emocionales y espirituales”.

El apóstol santo de los últimos días fue invitado a participar en esta conferencia por la baronesa Nicholson de Winterbourne, presidenta de la fundación caritativa internacional AMAR, que colabora estrechamente con LDS Charities en sus labores humanitarias mundiales.

El élder Holland mencionó la persecución severa experimentada por el pueblo yazidi del norte de Irak (que incluye abuso sexual y tortura) y dijo: “Cada comunidad tiene desafíos diferentes y motivos distintos para resistirlos. Para muchas personas, sobre todo para comunidades religiosas unidas estrechamente como es el caso con los yazidi, la fe es el recurso fundamental que les permite obtener fuerza de la fuente de la vida, sagrada en su tradición.

“Es tan valiosa para ellos como el agua, la comida o el aire. Al preservar la fe de una persona, la ayudamos a preservar su futuro”.

El élder Holland subrayó que la persecución a los yazidi se agrava aún más por el hecho de que el yazidismo no se considera comúnmente como una religión y tiende a distanciarse de otras instituciones y organizaciones. Estableciendo un paralelismo moderno de la historia del siglo XIX, se refirió a la experiencia como refugiados de los primeros santos de los últimos días.

“No pretendo decir que las experiencias de mi pueblo hayan sido las mismas que las que estamos viendo en tantos lugares hoy en día. Sin embargo, todos los refugiados comparten un denominador común de dolor y sufrimiento, así que quizás haya algo que aprender de las persecuciones a mis antepasados hace casi doscientos años”.

“La crisis culminó cuando, en 1838, el gobernador Lilburn W. Boggs de Missouri decretó su infame ‘Orden de exterminio’, declarando que los ‘mormones’ eran enemigos reales y debían ser exterminados o expulsados del estado. De hecho, estoy ante vosotros como líder de la única iglesia en la historia de Estados Unidos contra la que se haya decretado una orden de exterminio”.

La cumbre de Windsor y la reunión en el Parlamento del Reino Unido

La reunión en la Chatham House es la continuación de la tercera conferencia Windsor, celebrada este año en Cumberland Lodge, que abordó el tema “La persecución religiosa, la razón de la migración forzosa”. Asistieron a este evento profesores veteranos, filántropos humanitarios y líderes religiosos como el canónigo Dr. Edmund Newell, director de Cumberland Lodge.  El Lord Obispo de Derby, el reverendo Dr. Alastair Redfern, aportó comentarios muy significativos al informe de la conferencia.

La baronesa Nicholson, cuya organización patrocinó la cumbre de Windsor junto a LDS Charities, agradeció al patrono de AMAR ‘Su Alteza Real el príncipe de Gales’ por su “interés genuino desde que comenzó esta iniciativa”, que “procede de su preocupación profunda por los que no padecen la falta de libertad religiosa y otras carencias significativas que impactan su vida y libertad, tal como es el caso con los sufrimientos del pueblo yazidi”.

“La asociación y colaboración de religiones y nacionalidades es la clave para el éxito futuro del diálogo de Windsor. La asociación especial entre la fundación caritativa internacional AMAR y LDS Charities se encuentra en el centro mismo del diálogo, que se cumple de hecho con el trabajo por y con los yazidi en los campos de refugiados provisionales de la ONU. Las Naciones Unidas no pueden hacer todo, así que AMAR y LDS Charities, apoyados mediante donativos de individuos y empresas, trabajan intensa y continuamente para salvar el abismo entre sus necesidades y la ayuda que reciben”.

La hermana Sharon Eubank, presidenta de LDS Charities, señaló la necesidad vital de todos los refugiados de elevar su estado de ánimo mediante una conexión constante con su fe. “He hablado en otras ocasiones acerca de la necesidad, a menudo subestimada, de devolver las cosas religiosas significativas a las diferentes comunidades. LDS Charities está patrocinada por una iglesia cristiana, pero podemos comprender fácilmente la importancia y consuelo del Corán sagrado y alfombras de oración en una mezquita inundada por el tsunami del sudeste asiático, o el deseo de las mujeres mayores yazidi que no pudieron reemplazar sus vestidos blancos tradicionales, que visten como parte de su ropa religiosa. LDS Charities proporcionó máquinas de coser y tela para que los sastres y modistas yazidi pudieran coser su ropa tal como prescribe su religión. Estos son artículos que no son de primera necesidad para carencias físicas, pero son extremadamente importantes para la salud emocional y espiritual”.

El élder Holland, la baronesa Nicholson y la hermana Eubank participaron en un debate auspiciado por el Grupo Interparlamentario para la prevención de la violencia sexual en la guerra, celebrado en

el Parlamento del Reino Unido.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.