Ediciones disponiblesCerrar ventana
« Sala de prensa global
Cerrar ventana
Comunicado de Prensa —  20 Junio 2012

La Iglesia y la Cruz Roja firman un acuerdo para dar continuidad a su relación

Salt Lake City — 

 

 

Se ha renovado la cooperación que mantienen La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (los mormones) y la Cruz Roja Americana para prestar ayuda a los necesitados.

Gail McGovern, presidente y director ejecutivo de la Cruz Roja Americana, ofreció una conferencia de prensa en la Manzana de Bienestar de la Iglesia, en Salt Lake City, Utah, el miércoles 20 de junio de 2012. Durante ella, indicó que el nuevo acuerdo da lugar a una mayor coordinación con la Iglesia a la hora de patrocinar campañas de donación de sangre.

“Cada dos segundos hay alguien en nuestro país que necesita una transfusión de sangre”, afirmó McGovern; “y, una vez tras otra, los miembros de la Iglesia se han remangado la camisa para hacer donaciones que salvan vidas, lo cual es un enorme acto de generosidad. Aquí, en la región de Utah, los Santos de los Últimos Días donan 50.000 unidades de sangre al año en las campañas de donación de sangre organizadas por la Iglesia”.

La renovación de esta cooperación implica que la Iglesia aumentará su participación emprendiendo más campañas de donación de sangre en los centros de reuniones y en otras instalaciones de la Iglesia.
McGovern explicó que la Cruz Roja envía entre seis y diez millones de unidades de sangre a los hospitales cada año. El 25% de toda la sangre donada en la región de Utah procede de las campañas de donación de sangre organizadas por la Iglesia.

“Me gustaría que el público supiera”, explicó McGovern, “que la Cruz Roja está más preparada que nunca para las catástrofes que puedan surgir gracias a la relación que mantenemos con la Iglesia SUD”.

Las dos organizaciones han colaborado muy eficientemente durante más de 25 años en labores de socorro durante desastres, campañas de donación de sangre, donaciones financieras y en especie, así como en la campaña contra el sarampión, la cual ha fructificado en la vacunación de 213 millones de niños en más de 40 países africanos.

Además de las campañas de donación de sangre, la Iglesia colaborará en la planificación ante desastres, en capacitación y prácticas, así como en determinar lugares de refugio.

“La Iglesia ha establecido una firme cultura de preparación entre sus miembros”, dijo McGovern. “Creo que esto puede representar un modelo a seguir para otros en el país”. La Iglesia aconseja a los miembros que se preparen para emergencias personales o desastres naturales mediante la elaboración de planes de emergencia y mediante el almacenamiento de suministros de emergencia básicos.

“Como miembros de la Iglesia, estamos comprometidos a ayudar a los pobres y necesitados, y lo consideramos un mandato divino”, afirma Steve Peterson, director gerente de los Servicios de Bienestar de La Iglesia. “Nuestra cooperación con la Cruz Roja Americana y con otras instituciones, sencillamente afirma nuestra posición para hacer lo que sentimos que es nuestra responsabilidad como miembros de la Iglesia”.

“Estoy agradecido por la profundidad y la amplitud de la cooperación que tiene la Cruz Roja con la Iglesia”, concluyó McGovern. “Juntos, estamos ayudando a los necesitados, que están a la vuelta de la esquina, por todo el país y en el mundo entero”.

 

 

 

Nota sobre la Guía de Estilo: Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestra Guía de Estilo en línea.